Standard

Technical

Composites

 

Impresión 3D en BCN3D para luchar contra la pandemia global de Covid-19

La tremenda falta de materiales de protección para los profesionales sanitarios que luchan contra el Covid-19 nos llevó a diseñar, crear prototipos y producir piezas para mantener a estos profesionales seguros y cómodos mientras realizan su esencial labor. En sólo un mes, más de 4,200 protectores faciales reutilizables de BCN3D han llegado a más de 50 hospitales y centros de salud de toda España.

Business Case «Doubling productivity in times of crisis»

Si hay algo de lo que sabemos en BCN3D, es fabricación, y en los momentos más difíciles que muchos de nosotros hemos enfrentado, con una pandemia global que se sigue cobrando vidas y nos está obligando a todos a tomar medidas drásticas para evitar que el virus Covid-19 se extienda aún más, supimos desde el principio que queríamos poner este conocimiento a disposición de los demás.

Desde los primeros momentos de esta crisis, estaba claro que los profesionales de la salud estarían en el frente de batalla, y que en absoluto contaban con el material de protección que necesitaban para mantenerse a salvo. Como explica el CEO de BCN3D, Xavier Martínez Faneca, la decisión fue muy simple: “en una situación de crisis como la actual, y contando con una tecnología como la impresión 3D, lo menos que podríamos hacer como compañía es tratar de ayudar a los profesionales sanitarios en todo lo posible«.

El personal de BCN3D tenía muy claro que quería colaborar, y una vez que se identificó esta necesidad, un equipo de voluntarios con más de 40 empleados rápidamente comenzó a trabajar, junto con representantes del sector sanitario, organizaciones gubernamentales y nuestra red de contactos profesionales, en el diseño, creación de prototipos y producción de diferentes piezas que pudieran ser empleadas por cualquier profesional de la salud que lo necesitara.

BCN3D 3D printing protective face shields Covid-19
Personal del Centro de Salud de Grañén (Huesca).

Validación funcional: cuando la comodidad y la seguridad son clave

En solo unos días, las primeras 100 unidades de nuestros protectores faciales estaban listas para su validación funcional por parte del personal de los hospitales Sant Joan de Déu y German Trias i Pujol, entre otros centros de salud de Barcelona. Este fue un paso crucial para el equipo, ya que era vital asegurar que todas las piezas distribuidas fueran útiles y seguras. En palabras del técnico de la Farm de BCN3D, Ignacio López, “una de las tareas más difíciles fue fabricar piezas ergonómicas y cómodas para el personal que, por supuesto, los mantuvieran protegidos”.

El diseño de estos protectores faciales, como explica Antonio Aranzana, responsable del proyecto Covid-19, «se basó en tres requisitos principales: comodidad, adaptabilidad y seguridad«. La decisión fue fabricar las piezas en PET-G «debido a su alta resistencia química«, de modo que las piezas pudieran desinfectarse repetidamente sin dañarse. Por lo tanto, «al usar PET-G, logramos una solución completamente reutilizable«.

BCN3D healthcare functional validation 3D printing
Entrega de los primeros prototipos al hospital Sant Joan de Déu.

Fabricación: optimizando al máximo gracias a la tecnología IDEX

Una vez que contamos con la validación final de los profesionales de la salud, el equipo de BCN3D puso todos sus esfuerzos en la fabricación, para producir la mayor cantidad de protectores faciales en el menor tiempo posible.

Para ello, dedicamos completamente nuestra propia granja de impresión, con un total de 63 impresoras 3D, a la fabricación de piezas. Descarga nuestro business case para descubrir cómo optimizamos el proceso al máximo gracias a nuestra tecnología IDEX, que nos permitió mantener nuestros estándares de calidad mientras fabricamos rápidamente miles de piezas.

BCN3D-IDEX-vs-Conventional-dual-extrusion-2
Gracias al modo de duplicación, podemos producir 500 de estas piezas por máquina en un mes, en lugar de las 250 unidades por máquina que se imprimirían con impresoras 3D de doble extrusión convencional.

Business Case «Doubling productivity in times of crisis»

Producción: toda una comunidad unida para ayudar

Sin embargo, este proceso encontró un gran desafío en el camino: como explica el especialista en fabricación aditiva Jesse Wiggins, pudimos fabricar las piezas impresas en 3D sin problemas, pero en una sociedad inmersa en un bloqueo general donde todo el comercio se había suspendido «no teníamos suficientes bandas elásticas, carecíamos de pegamento, no podíamos encontrar pantallas…” Esta absoluta falta de materiales significaba que la producción no iba a poder continuar.

Afortunadamente, toda la comunidad del área de Castelldefels, donde se encuentran las oficinas centrales de BCN3D, fue muy ágil para intervenir y ofrecer su ayuda: «han sido extremadamente generosos«, confirma Wiggins, «haciendo todo lo posible y dedicando tiempo y recursos a encontrar y donar todo el material que han podido conseguir«.

Gracias a esta participación de la comunidad local, además de más de 400 voluntarios de todos los rincones del mundo que se ofrecieron a contribuir mediante la impresión en 3D de piezas para los protectores faciales, en sólo un mes se han distribuido más de 4,200 unidades en más de 50 hospitales y centros de salud, además de en docenas de residencias de ancianos y farmacias de toda España.

Infografia BCN3D 3D printing Covid 19 impresion proyecto salud

Business Case – Duplicar la productividad en tiempos de crisis

En una situación de crisis como la que hemos enfrentado en el último mes, hemos podido ver por nosotros mismos una vez más las grandes capacidades de la impresión 3D para la producción. Ahora está más claro que nunca que nuestro mundo cambia sin previo aviso y que la fabricación aditiva puede ayudar a estar preparados y hacer frente a estos cambios de manera rápida y eficiente.

En las últimas semanas, la tecnología IDEX ha revolucionado nuevamente el flujo de trabajo de producción de BCN3D, duplicando la productividad y manteniendo una inversión razonable en hardware, y permitiéndonos mantener nuestros estándares de calidad mientras fabricamos rápidamente miles de piezas.

Descubre cómo hemos optimizado el proceso de producción al máximo:

Business Case «Doubling productivity in times of crisis»

SHARE